domingo, 14 de junio de 2015

The Witcher 3 es sexista, machista y racista... sí, pero no.

En principio éste iba a ser un análisis sobre lo que hace a The Witcher 3 una compra obligada a cualquier aficionado a los RPGs o a los videojuegos en general; de cómo, aún conservando algunos, corrige muchos de los fallos que suelen presentar un sandbox. Pero va a ser, que no, eso queda apuntado para otra ocasión. Hoy vengo a dejar constancia de la nueva polémica estúpida que está resonando por la prensa especializada del videojuego, cimentada por unos endebles pies de barro.



Vamos a situarnos. The Witcher 3 es la última entrega de la saga homónima, adaptación de las novelas de Andrzej Sapkwoski. Acompañamos a Geralt de Rivia, un brujo (un mercenario cazador de criaturas y monstruos) que recorre un mundo en guerra debido al avance del Imperio de Nilfgaard aceptando encargos como su trabajo y conociendo en el camino a personajes como las hechiceras Triss y Yennefer o Ciri, una niña cuyo destino está unido al suyo. Pertenece al subgénero de la fantasía oscura, una corriente que deconstruye la fantasía épica convencional a.k.a. estilo Tolkien. Las principales características son: el tono pesimista y crudo del universo ficticio, el carácter insignificante y antiheroico del protagonista y la ambigüedad moral sobre el bien y el mal.

Para ir entrando en materia quiero recordar la Super Bowl de 2004, en la que en mitad del show se le va la mano a Justin Timberlake y acaba en pantalla una teta de Janet Jackson, justo bajo su cara de sorpresa. Inmediatamente la cámara apunta a otro sitio y aquí no ha pasado nada. Al día siguiente el sector americano más conservador pone el grito en el cielo ante tamaña desfachatez por parte de los dos artistas.

Hoy, más de 10 años después, lamentablemente se puede ver en la prensa actual cómo surgen las quejas debido a los insinuados escotes de las hechiceras en The Witcher 3. Sin ir más lejos, en la web Polygon el crítico Arthur Gies clama antorcha en alto en su reseña. ¿El motivo? Que puede ver las areolas de los pechos de una personaje. El otro punto polémico en su reseña es su indignación ante la falta de humanoides de color en sus más de 70 horas jugadas, expresando claramente su opinión de que el juego tiene tintes racistas. Gies dedica 8 párrafos de su reseña a destacar el tratamiento que el juego da a las mujeres, afirmando que el mundo que ha creado CD Projekt Red es profundamente misógino por dos motivos: cuando las mujeres no están siendo víctimas de violencia (algunos de los monstruos que Geralt debe matar son femeninos, hay escenas de masacres o tortura a mujeres...), están siendo cómicamente sexualizadas (muchos desnudos para su gusto, el tema de la areola de antes, incluso el hecho de que la hijastra del protagonista ande por ahí con algún botón de la camisa desabrochado).

Sin embargo, los aportes que han elevado la repercusión del tema hasta haber sido publicado un artículo en Forbes han venido de la mano de dos periodistas de Feminist Frequency: Anita Sarkeesian y Jonathan McIntosh. Sus respectivos comentarios traducidos:

"En The Witcher 3 se juega como Ciri durante pequeños segmentos, pero atento, los enemigos le gritarán insultos "de género" mientras pelea. The Witcher 3 hace con Ciri lo que Arkham City hizo con Catwoman. Los rufianes gritan "perra", "puta" y acosan sexualmente a ambas mujeres mientras juegas con ellas. La excusa de que "es natural que los enemigos acosen sexualmente a personajes femeninos" no tiene sentido en juegos de fantasía llenos de necrófagos y espectros. [...] Los insultos que recibe el protagonista masculino no tienen que ver con su género. Le llaman "monstruo" y "mutante" debido al prejuicio en contra de la magia. Llamar a Ciri "zorra" está arraigado en un profundo sexismo muy real. [...] Juegos como éste usan el sexismo y la violencia sexual para construir un mundo "crudo", presentado como lamentable pero natural e inevitable. [...] Si la ficción fantástica quiere ser seria a la hora de agregar opresiones como el sexismo entonces la narrativa debería estar centrada en conflictos sobre ese tema".

"Geralt de Rivia es la perfecta encarnación de la hegemonía masculina [McIntosh entra a cuchillo]. Geralt es emocionalmente deficiente hasta el extremo. Nunca llora o ríe. Nunca expresa dolor, miedo, tristeza o vulnerabilidad. [...] La mayoría de los protagonistas masculinos en videojuegos están representados como emocionalmente atrofiados. Esto es mostrado como algo positivo (incluso heroico) en lugar de profundamente insalubre. [...] Ira y rabia son las únicas emociones reales que les son permitidas a los protagonistas de videojuegos. [...] Hombres expresando remordimientos por su incapacidad para ser suficientemente duros es lo común. Hombres expresando remordimientos por su comportamiento violento es lo raro. [A todo esto, sólo sus tres primeros tuits hablan de The Witcher 3, el resto son generalizaciones de personajes masculinos de videojuegos a partir de ellos]".

Luego puso éste, que me hizo gracia. Es como decir que sólo se puede  leer cada obra en su versión original.

En resumen, Artur Gies dice que el juego es racista y misógino; por su parte Feminist Frequency dice que el juego es sexista y machista, con Jonathan McIntosh dibujando a Geralt como la personificación del patriarcado y Anita Sarkeesian denunciando que exista acoso sexual hacia personajes femeninos. Ahora es cuando empiezo a dar mi opinión de por qué esto no es así.

Comenzando por Gies, le doy en primer lugar el mérito de ser quien aparentemente lleva más horas jugadas (según afirma él mismo), con la inmersión y comprensión del mundo en el que se desarrolla que ello debe conllevar, supuestamente. Tanto es así que no duda en referirse al mundo que ha creado CD Projekt Red, lo cual incluye las dos anteriores entregas. Una decisión muy aventurada, permite afrontar los problemas que menciona desde una perspectiva de no uno, sino tres juegos que conforman una saga está muy bien hilada.

En primer lugar veo muy estúpido criticar la falta de gente de color cuando The Witcher se sitúa en centroeuropa en la Alta Edad Media, época donde la población era eminentemente caucásica y los posibles inmigrantes de color procedían de zonas árabes. Por otro lado, es muy cierto que el racismo aparece la saga de videojuegos, pero no de la forma que apunta Gies. Hay varias razas conviviendo de diferentes maneras: humanos, elfos, medianos, enanos, criaturas humanoides, etc. Se muestra claramente cómo hay odio entre unas y otras. Por ejemplo, los Scoia'tael, guerrillas elfas que asesinan humanos, o las misiones en las que la presa son humanoides como un trol o un vampiro; en casos así sí que se muestran prejuicios raciales. Ahora bien, habrá ocasiones en las nosotros, a través de Geralt, podamos salirnos del comportamiento establecido y dialogar con el trol en lugar de matarle directamente o incluso unirnos a estas guerrillas. Por tanto, la actitud racista o no de nuestro personaje está en nuestras manos.

Clic para ampliar imagen y ver un
ejemplo de libertad de actuación
La sensación que estos juegos transmiten, acorde a su temática de fantasía oscura, es que nuestro personaje es una pequeña porción dentro de un mundo enorme. Sólo nuestro entorno más cercano puede modificarse según nuestras decisiones. No somos ningún elegido destinado a cambiar el mundo, ni tan siquiera somos el personaje más poderoso del juego (cualquier hechicero puede hacer polvo a Geralt en un abrir y cerrar de ojos). Esta constante se repite en todos los conflictos que plantea la saga; claro que puedes no matar al trol y convencerlo para que se vaya, pero el resto del pueblo seguramente seguirá matando a un trol cada vez que lo vea. En la imagen de al lado pongo el algoritmo de la misión del trol que menciono en este párrafo.

El otro tema de Gies es la violencia hacia las mujeres y la sexualización de las mismas, centrándose en el tema de las hechiceras. En The Witcher 3 hay violencia hacia mujeres por el simple hecho de serlo, como por ejemplo escenas de maltrato fisico dentro de un matrimonio. También en los primeros minutos de juego se puede ver un árbol con varias personas ahorcadas independientemente de su sexo. En el trailer "Killing Monsters" Geralt defiende voluntariamente a una mujer desconocida de unos hombres que iban a torturarla, salvándola no por ser mujer, sino por ser más "inocente" (por decirlo de alguna manera) que quienes la retenían. ¿Qué nos muestra ésto? Que en este mundo nadie, hombre, mujer o lo que sea, se libra de las múltiples formas de opresión por motivos pueden ser inevitables, injustos o todo lo contrario, donde ver cadáveres a la puerta de casa es cotidiano y la mayor parte de la población va armada. Lo que quiero decir es que sí, por supuesto que el mundo es fuertemente machista porque es coherente a la ambientación que en él se plantea. Lo criticable, en todo caso, sería que se nos hiciera partícibles obligados de comportamientos como masacres de mujeres inocentes, menos aún si lo tildase como algo positivo, algo muy lejano de los ejemplos que Gies da en su reseña.

Aparte de eso, el bestiario tiene algunas clases de monstruos que son exclusivamente femeninos como las Damas del Mediodía (espíritus de novias asesinadas traumáticamente) o las Moiras, pero me parece tremendamente incoherente considerar violencia de género el tener que matar a unos monstruos vagamente femeninos con afición a, no sé, cocinar niños al caldero en su propia sangre. No se necesita demasiada madurez para diferenciar "mujer" de "criatura femenina letal".

¿Qué dices de monstruos?
¿No ves que son adorables mujerzuelas de cháchara?

Las hechiceras tienen entre sus costumbres utilizar hechizos para mantenerse bellas y jóvenes. Su belleza es uno de sus rasgos caracterísiticos, reconocible hasta por el vulgo. Ella se enorgullecen de esto mismo, son vanidosas a veces y coquetas casi siempre. Ello no quita que sean personajes poderosos, con convicciones morales patentes y peso argumental en la trama mucho más allá de ser la recompensa amorosa del protagonista. ¿Es entonces ponerles escote sexualizarlas? No lo creo, es simplemente ser coherente con lo expresado.

Al final está saliendo un artículo más largo de lo esperado, así que voy a aligerar al hablar de dúo de Feminist Frequency. Y de paso para amenizar el resto de la lectura os dejo la banda sonora del juego, es de lo mejorcito.



Tengo serias dudas sobre si cuando Jonathan McIntosh escribió aquello había jugado más allá del nivel de tutorial o si se había quedado en los trailers. Geralt no es un abanderado del patriarcado por no poder expresar sentimientos. Directamente no tiene sentimientos. Cada candidato a brujo debe pasar por la "Prueba de las Hierbas", que modifica su cuerpo haciéndole más fuerte y resistente, además de volverle estéril y despojarle de sentimientos, ya que podrían entrometerse en el desempeño de su labor como cazador. Este tema se explica casi en cada uno de los juegos y es uno de los principales focos de conflicto del personaje. Aún con todo, Geralt no es alexitímico, puede reconocer los sentimientos de la gente a su alrededor y actuar en consecuencia aunque él mismo no pueda sentirlos.

Después de esto McIntosh extrapola el ejemplo de Geralt como paradigma de protagonista masculino de juego que no siente remordimientos por su conducta violenta. De nuevo, otra afirmación a la ligera. Él no es invulnerable, en el trailer "A Night to Remember" acaba tan destrozado como el vampiro que acaba de cazar. Siente el dolor de los huesos rotos más de una vez, su cuerpo está cubierto de cicatrices bien visibles. Son el resultado de su trabajo como cazador de monstruos, pero hay mucho más allá. El brujo defiende a las personas, por tanto cuida de ellas (por un precio justo, al fin y al cabo es un oficio). En más de una ocasión se ve cómo no busca la violencia pero se ve envuelto en ella, de nuevo bien voluntariamente o por una serie de decisiones anteriores que hayan resultado en tal consecuencia. Al final de una misión en Huerto Blanco se lamenta por haber tenido que apalizar a unos borrachos para echarlos de la taberna. En el trailer "Killing Monsters" elige rechazar el Código del Brujo y salvar a una mujer de aquellos que le han pagado. Es cierto que no tiene sentimientos, pero su (y nuestro) sentido de la justicia le guía en sus decisiones. Por eso mismo no es un personaje frío, vacío y poseído por la furia, como afirma.

No tengo demasiadas dudas en tachar como sensacionalismo usar un ejemplo de personaje poco común para como principal exponente de protagonista masculino de videojuego. Aparte de en ésta, sólo la saga Kingdom Hearts y otras pocas excepciones usan personajes que intrínsecamente no poseen sentimientos. Desvirtuar de esta manera la madurez de un título, que no en vano es para mayores de 18 años y no sólo por su contenido violento, sino por la complejidad moral del mundo en que se desarrolla, me parece una desfachatez viniendo de prensa especializada.

Por último, a mi entender es Anita Sarkeesian quien plantea la cuestión más profunda y que más debate puede desarrollar. Sin embargo, creo que el malentendido está de nuevo en la concepción del mundo ficticio. Ciri recibe insultos sexistas porque tal es el estigma que le acompaña. Más allá de la opresión machista que observamos ahí, hay opresiones y estigmas en casi cada personaje. Geralt es tratado como un monstruo debido a su cualidad de brujo, a Johnny no le permiten acercarse a otros niños por ser un criaño... Es poco correcto destacar un tipo de opresión y obviar otros. No veo diferencia moral entre tratar sexistamente a Ciri o expresar asco al pasar al lado de Geralt.

Por cierto, este es Johnny. Inofensivo, bromista y buena gente.

También me parece infantil creer que porque haya monstruos alrededor las personas vayan a dejar de lado sus diferencias y tratarse con cordialidad. Cualquier historia de zombis, por ejemplo, enseña que haya lo que haya ahí fuera el verdadero peligro está dentro de cada persona y se proyecta hacia otras.

Su punto es que en nuestro mundo actual sí que existe sexismo y no prejuicio ante mutantes. Esto es cierto a medias; si bien es cierto que no hay mutantes como tal en nuestro mundo, sí que hay exclusión social hacia personas con características físicas fuera del canon establecido. Por tanto, hay situaciones actuales presentadas en el juego, bien como un reflejo directo o indirecto. Se nos brinda la oportunidad de hacer un ejercicio de introspección mientras jugamos, a través de la extrapolación de estos temas y de nuestra personal participación en ellos. Al final de su argumentación Sarkeesian pide que, si opresiones como el sexismo van a estar presentes, es necesaria una narrativa centrada en los conflictos que ocasiona. A mi entender, The Witcher 3 trata el tema del sexismo con la tónica que ya he mencionado antes; desde una posición muy individualista y con repercusiones limitadas en el entorno. No pondré ejemplos con NPCs porque son personajes planos, es mucho más acertado volver al tema de las hechiceras. En un lugar con una concepción de la mujer como poco más que una limpiadora del hogar y una incubadora de retoños, existen mujeres que han luchado por adquirir conocimientos, estatus y habilidades que las hacen tan poderosas y multidimensionales como cualquier personaje masculino sin caer en el tópico de que la historia las trate como una versión masculinizada de una mujer.

Además, el juego incluso aprueba el test de Bechdel, un sistema para evaluar la brecha de género y la presencia femenina en una obra. Consiste, en resumidas cuentas, en que deben aparecer dos mujeres hablando de algo que no tenga que ver con un hombre. Sheala y Triss hablan en The Witcher 2 sobre cómo acabar con un kraken gigante, las Moiras en The Witcher 3 hablan entre sí de cómo dejaron escapar a Ciri. Es más de lo que se puede decir en producciones como El Señor de los Anillos.

Y ahora, tras este extenso análisis, me gustaría señalar el que me parece que ha sido el origen de toda la polémica. Más de la mitad de las declaraciones de los profesionales que he mencionado están en redes sociales como Twitter. Un carácter fundamental de estas redes es su limitación de caracteres (en caso de Twitter) y otra mucho más importante es la falta de un filtro de información y fuentes de la misma. Lo que se acaba creando en muchísimas ocasiones es un flujo de comentarios rápido, en no demasiado espacio y con muy poca criba, creando una maraña en la que hay que zambullirse para encontrar la parte sustancial, con los malentendidos y dificultad para el debate que conlleva.

Un último comentario dirigido a éstos profesionales es que, como Geralt, deben plantearse bien la dicotomía de aportar información objetiva y contrastada (es decir, realizar correctamente su trabajo) en contraposición a la influencia de su propía ideología. A mi parecer es el mal manejo de esa oposición de perspectivas lo que ha llevado a tergiversar la coherencia del contexto diegético del mundo de The Witcher 3 frente al tratamiento concreto dado a los personajes y nuestra influencia como personaje y jugador en ello.


Un saludo a todos y gracias por leer.

Bonus track: El molar es poderoso en el artwork de The Witcher 3

5 comentarios:

  1. Las críticas al racismo en el juego están bastante fuera de lugar, teniendo en cuenta el emplazamiento y la mitología en la que están basados. Pero en cuanto al sexismo que tiene sí es tonto negarlo o justificarlo. Al menos, según han ido avanzando las entregas, ha sido poquito a poco mejorando. Pero sigue siendo sexista.

    En la primera entrega de TW, todos los personajes femeninos eran guapísimas y jovencísimas, e iban casi desnudas o desnudas del todo. Además, por tirarte a cada una de ellas, recibías un premio, alentándote a seguir haciendo eso de tal forma como si las mujeres fuesen objetos.
    En TW2, las escenas sexuales mostraban a todas las mujeres desnudas completamente, además con escenas explícitas e insinuándose... ¿Geralt? Mantenía los pantalones puestos.

    En TW3 al menos ya podemos verle el culo a Geralt, pero sigue teniendo sexismo arraigado. Una cosa es que las hechiceras usen magia cosmética y a muchas les guste coquetear, y otra que absolutamente todos los personajes femeninos sean así (y recuerdo que Triss es alérgica a la magia, y además tiene cicatrices por todo el cuerpo que según las novelas jamás enseñaría así como así, por lo que el diseño en TW1 y la primera escena sexual en la que un soldado los interrumpe en la tienda y ella se insinúa, están totalmente fuera de lugar).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he jugado a TW1, pero gracias por la información. Está bien ver cómo en ese aspecto la saga ha ido avanzando. No he negado la existencia de sexismo y ni he dado justificación más allá de afirmar que es parte del universo donde se desarrolla la historia. Ya escribí que es el tema que más debate abierto tiene.

      Y no sé si es porque juego con los gráficos al mínimo y eso reduce la cantidad de NPCs, pero salvo las hechiceras, meretrices, cortesanas y alguna noble el resto del plantel femenino no me parece excesivamente sexualizado. Prestaré más atención en las siguientes horas de juego, vaya a ser que me equivoque.

      Eliminar
    2. En parte, que el universo donde se desarrolla la historia tenga sexismo es algo que vas a encontrar en casi todos lados y no me parece algo malo siempre que no se incite al jugador a verlo como algo "bueno", normal y que debería hacerse. Pero no es el caso, como bien dices, ya que cuenta con personajes femeninos fuertes y la propia acción del jugador haciendo que Geralt no tome partido o incluso luche contra esas cosas.

      Aunque el otro lado del sexismo del que hablaba es más bien a la hora de crear el juego, al crear los personajes y las escenas íntimas donde se ve clarísimamente que el público objetivo es uno en concreto. Yo es lo que siempre he criticado en los juegos, y lo que veo que quienes dan negativas a la saga parecen pasar de lado para atender a tonterías como que todos los personajes sean en su mayoría blancos cuando el universo tiene raíz en la cultura y mitología eslava.

      Eliminar
  2. Cuanta tonteria.El juego recrea el mundo descrito en el libro, a su vez basado en la edad media donde hasta donde sabemos, el papel de la mujer era muy reducido. Aun asi tanto el escritor como el videojuego incorporan personajes femeninos de suma importancia, carismáticos y muy poderosos. Las críticas vacias basadas en que se vean mas mujeres desnudas que hombres o sus vestimentas no hacen mas que remarcar el absurdo del tema. Si, Geralt es un tipo duro y de gran exito entre las féminas. Es el primer personaje masculino asi? Por favor, para colmo el personaje mas poderoso termina siendo una mujer... En cuanto al tema de la gente de color, pues como que en la Polonia de aquellos años en cuyo folclore se basa, pues como que no abundaban...De verdad, personalmente estoy aburrido de estas polemicas. Que no lo compren,que no lo lean, que no lo jueguen...pero que dejen en paz a quien si. Al final todo se reduce a que buscan historias esterotipadas en otro sentido, con presencia obligatoria de los elementos politicamente correctos en las medidas adecuadas para que nadie se ofenda. Que asco.

    ResponderEliminar
  3. Excelente todo lo que escribis, sin embargo hay algo que no estoy del todo de acuerdo. Y es con el tema de los sentimientos. Todo lo que decis sobre que los brujos son despojados de los sentimientos es verdad, pero la saga te deja entrever que a pesar de que Geralt no puede reaccionar a los sentimientos, como llorar a causa de la muerte de alguien cercano, pero siente la tristeza. Que no reaccione no quiere decir que no sienta. O cómo es eso que esta enamorado de Yen o Triss según las decisiones ? Acaso no es la empatía lo que hace que Geralt tenga sentido de justicia? Sin ir mas lejos, Vessemir explica en una parte de la saga que los brujos son despojados de sentimientos para que no tengan miedo frente a los monstruos. Yo creo que sienten, pero no pueden reaccionar como nosotros (salir corriendo, huir, temblar) a los sentimientos tales como el miedo.
    Sólo es mi perspectiva.
    Gracias por tus palabras!

    ResponderEliminar