viernes, 29 de enero de 2016

One Punch Man: ¿deconstrucción o parodia?


El otro día se lio una bastante grande en los comentarios de una entrada de Sudit debido a que un elemento problemático que vino a comentar y cuyo paradero sigue desconocido tenía un butthurt bastante importante por haber usado Madoka Magica en lugar de Princess Tutu para hablar sobre la deconstrucción del género de magical girls. Siendo testigo de primera mano de cómo la sucesión de comentarios se hacía una bola de mierda cada vez más grande esperaba que, ya puestos, se quejase por usar Watchmen en lugar de One Punch Man como ejemplo de deconstrucción del género de héroes. Porque de eso es de lo que trata este anime, ¿no?

[Aviso: esta entrada contiene pequeños spoilers de la trama de One Punch Man]

O quizás no. One Punch Man, con 12 capítulos y 6 OVAs anunciadas, ha sido el bombazo del año y ya tiene su nueva legión de fans, como ocurrió en su día con Shingeki no Kyojin, con Sword Art Online, con No Game no Life, con Mirai Nikki, etc. Junto a ellos ha aparecido también la horda de fanáticos, los cuales, por supuesto, alaban sus virtudes y obvian sus defectos. Algunos pueden ir un paso más allá y tratar OPM como el auténtico mesías que ha venido a salvar el anime después de varios años de animes de temporada insulsos y clónicos (salvo contadas excepciones) con una revisión crítica y madura, incluso una deconstrucción, del género de shonen. Ya sabéis, ese género de héroes que luchan por una causa noble durante cientos de capítulos contra decenas de villanos siguiendo una y otra vez la estructura del mito del héroe de Campbell

Las secuencias de animación son geniales tanto en manga como en anime

Precedentes de esta clase de rupturas con el género que destripan los tenemos a patadas en el cómic de superhéroes americano, como Astro City, Watchmen o The Dark Knight Returns. En cuanto a manganime hay ejemplos en otros subgéneros como School Days, la mencionada Madoka Magica, Evangelion o incluso TTGL. Sin embargo no he llegado a encontrar ningún título referente al shonen más puro, ese cuyos máximos exponentes son Dragon Ball, Naruto, One Piece y Bleach. Y es que una deconstrucción debería coger los tópicos de su género y desmontarlos, quitar todo el aire de familiaridad y darnos una nueva perspectiva sobre la historia que hemos visto una y otra vez. Por otro lado, si no llega a ese punto, sino que coge los tópicos y se ríe de ellos, estaríamos más bien ante una parodia; una caricatura, un reflejo deformado para que resulte cómico, como bien podría ser Bobobo.

Repasemos el argumento de OPM: un tipo llamado Saitama entrena tanto que puede vencer a todo villano que se le ponga delante de un sólo puñetazo, éstos aparecen uno detrás de otro para ser derrotados por él mientras siente vacío existencial por no encontrar un rival que le aguante un segundo golpe además de por no lograr reconocimiento como héroe. Cuando no está luchando se las apaña para hacer vida normal; hacer la compra, limpiar la casa y demás. Por último, en este mundo existe una liga federada de héroes que no le otorga el puesto correcto que merece en base a su poder.


Resumen de arquetipos de personajes en shonen

1. Protagonista: bonachón, cabezota y despreocupado, normalmente rodeado de un grupo de compañeros que le dan fuerzas, propiciando victorias por el poder de la amistad o por superioridad moral. Es común ver que cuando se pone serio tiene un boost de poder considerable y además entrena cada cierto tiempo para aumentar su fuerza paulatinamente hasta estar en la cima de la escala de poder. Sus motivaciones principales para pelear son sus amigos, algún trauma arraigado, ser el elegido de alguna profecía o hacer el bien.

2. Aliados: comparten la causa del protagonista, pudiendo compartir o no sus métodos, ideales o motivación para luchar. Se suelen apoyar en el vínculo que los une para sacar fuerza en momentos de flaqueza aunque con frecuencia su capacidad y peso argumental se verá opacado por el del protagonista.

3. Villanos: hay un poco más de variedad, pero sus motivaciones se pueden resumir en ansia de dominación mundial, trauma del pasado, venganza personal o estar más zumbados que una cabra. Las personalidades varían entre arrogante, calmado, bipolar, maníaco, egocéntrico y un puñado más. Son muy confiados acerca de su poder. Ocasionalmente se unen al bando del protagonista tras perder.

4. Entorno: región/pais/etc con habitantes que deben ser protegidos de daños colaterales durante las peleas. Normalmente tendrá emplazamientos con los que el protagonista tendrá fuerte implicación emocional.


¿One Punch Man da un giro de tuerca a estos tropos?

Empezando por el entorno, las ciudades ni siquiera tienen un nombre definido que les de relevancia: se nombran de la A a la Z y algunas destruidas sin más desde el principio de la serie. Saitama se preocupa por su vivienda y poco más, no es hasta llegada la mitad cuando se empieza a notar la importancia de sus habitantes y cómo él y el resto de los héroes se esfuerzan por defenderlos de los ataques continuos.

En cuanto a los villanos son en esencia los estereotipos que he comentado antes, sólo que en vez de durar un arco argumental completo duran un capítulo o poco más, condensando en él toda la parafernalia y verborrea de la que hacen gala. Algunos ejemplos:



Vaccine Man  y Piccolo (Dragon Ball): Ser místico formado por mal encarnado
Beefcake y Titan Colosal (Shingeki no Kyojin): Monstruo colosal destructor de ciudades
Lord Boros, Freezer (Dragon Ball), Thanos (Marvel): Emperador y conquistador galáctico
arrogante y orgulloso que pelea a hostias y gana poder según avanza el combate

Vamos, que los personajes son copias de otros antagonistas pasadas por una reducción al absurdo en cuanto a los cacareados alardeos de fuerza, motivaciones y orígenes sobreusados. Más que un nuevo vistazo al estereotipo funcionan como un comentario a cómo no paramos de repetir los mismos conceptos en cada historia, sin cortarnos en cambiar los detalles siquiera. Más allá de eso no hay ningún cambio sustancial.

Sobre los aliados hay que diferenciar dos: Genos, el más cercano a Saitama, y el resto de la liga de héroes, ganando especial importancia el estrato más alto de esa liga hacia la parte final de la serie. Genos es un androide que, tras presenciar la enorme fuerza del protagonista decide hacerse su discípulo y tiempo más tarde le convence de unirse a la liga oficial para ejercer como héroe de manera reconocida. Genos no tiene nada innovador: es el alumno respetuoso del sensei, que sigue con devoción sus enseñanzas, por muy estúpidas que sean, dado que como androide que es no tiene sentido realizar entrenamiento muscular y la técnica de Saitama es pobre porque sólo le basta un puñetazo. Más allá de eso es otro héroe más: con un puesto alto en la liga oficial y luchando orgulloso al servicio del bien como el resto de sus compañeros. 

La liga es una organización estándar, no tiene vínculos con el protagonista y sólo le toman en consideración cuando es estrictamente necesario. Sus integrantes ni siquiera tienen el toque de reducción al absurdo de los villanos de la serie y son otro puñado de personajes que ya hemos visto muchas otras veces, calcados hasta en los detalles únicos de cada uno. Ejemplos de sus miembros:

Darkness Blade y Cecil (Final Fantasy IV): Caballlero oscuro sobreconfiado con su propio poder,
muy poético, dramático y heroico
Licenseless Rider, Kamen Rider (Kamen Rider), Ant-Man (Marvel): Pringado con disfraz estúpido del que nadie espera nada
Atomic Samurai, Isshin Kurosaki (Bleach) y Mugen (Samurai Champloo): Samurái desgarbado sorprendentemente hábil que odia que le llamen viejo
Silver Fang y Roshi (Dragon Ball): Viejo artista marcial que sigue repartiendo y está hipermusculado en cuanto aparece con el torso desnudo
Y por supuesto no puede faltar la loli tsundere y chillona, vaya a ser que perdamos a la mitad de la audiencia

Y por fin le toca a Saitama. Es el personaje más complejo de la serie con diferencia, alguien que ha conseguido la fuerza de un héroe pero que no sabe lo que significa ser uno debido a su apatía existencial y la falta de reconocimiento a sus méritos. Resulta curioso ver cómo los héroes abanderados de cada país representan la cultura e ideales de cada los mismos; por un lado Superman es un estandarte de la libertad, el individualismo y el patriotismo tan abrazados por EEUU. Goku, por su parte, bebe más de otros temas como la competitividad por encima de la libertad individual, así como la perpetuación de las tradiciones del país del Sol Naciente. Desde ese punto de vista Saitama representaría la desidia del hombre japonés de a pie y su sensación de opresión ante una sociedad hipercompetitiva y con personas cada vez más cerradas en sí mismas. OPM crea con su protagonista un héroe con una imagen decadente y triste, con capacidad pero incapaz de considerar seriamente sus ambiciones; un modelo al que no se debe aspirar, al contrario que los otro dos mencionados.

Así comienza, al menos. Pero luego, según avanza, se vuelve una trama de descubrimiento donde Saitama deberá encontrar los valores morales del héroe y estrechar lazos con sus compañeros de profesión. Ingresa en la liga, empiezan a reconocerse su valor y deja de ser un renegado, recibe el odio de sus vecinos por haber destruido parte de la ciudad, pero alguno le guarda respeto y agradecimiento... vamos, que es Naruto cuando su pueblo empieza a aceptarle. De hecho todo el tema de derrotar con un sólo puñetazo se va a la mierda y pierde su valor con el villano final, que le aguanta durante bastante tiempo un mano a mano resistiendo y contraatacando sus golpes, perdiendo todo el golpe de efecto que tenía al principio y comenzando una nueva etapa en la que tendrá que entrenar como todo protagonista de shonen.

Aparte de eso la serie es en gran medida cómica y tiene momento cotidianos como intentar matar un molesto mosquito en plena tarde de verano. Todo, por supuesto, animado de forma que resulte épico porque Madhouse puede hacer épico incluso comerse una patata escribiendo en un cuaderno. Cuando quiere tiene buen humor autorreferencial, pero no acaba de casarme un humor tan absurdo o tan infantil con una trama que se supone es madura y reflexiva y blablabla... creo que mi opinión queda bastante clara.

Menos mal que pusieron al de Eyeshield 21 a redibujarlo cuando lo publicaron porque el webcómic original...

Mi conclusión es que me parece una chorrada decir que OPM es una deconstrucción sólo porque la serie se salte el entrenamiento físico del protagonista y los villanos sean más desechables que un kleenex. De hecho ni siquiera es una deconstrucción del género de superhéroes dado que sólo un personaje parece salirse de la tangente sólo al principio y el resto son tan tópicos como los de cualquier shonen de más de cien episodios. Para mí esta serie es una reducción al absurdo del género, que aparenta ser madura, engañando a su público hastiado de consumir anime clónico cada temporada pero que en realidad no se toma en serio a sí misma. ¿El mensaje subyacente a tanta comedia y falsa pretenciosidad? Una crítica a ¿la sociedad? o quizás más bien a los consumidores, ansiosos siempre de una nueva historia con los mismos tropos con los que se sienten cómodos pero que resulte fresca y no les haga verse a sí mismo como seguidores de un género cada vez menos original y más falto de contenido de calidad.

Ojo, como anime es de lo mejor que ha salido en los últimos meses. Escribo esta entrada sólo porque me cansa la fanbase tan hardcore que ha cogido y sus lloriqueos defendiando OPM como el salvador del anime. Animáos y comentadme qué opináis vosotros sobre este anime.

7 comentarios:

  1. Yo tampoco lo veo una deconstrucción, aunque hasta cierto punto podría entender que algunos la consideren como tal. No sé,no me parece que parodiar un género o mostrar lo ridículo del mismo sea algo que deba ser minusvalorado, One Punch Man es una serie muy divertida sin necesidad de llamarlo deconstrucción.

    Por cierto, ¿en serio te parece TTGL una deconstrucción? Mira que lo amo, pero no termino de imaginar por qué alguien iba a considerarlo como tal xDDDDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. OPM es una gran serie, con mucho humor, una animación increíble y toques frescos que la han hecho destacar, como bien se lo merece. Como parodia me gusta bastante y lo hace a sabiendas de lo que es. Pero el fandom a veces suelta chorradas como que deconstrucción y blablabla.

      A mí personalmente no me lo parece pero buscando info para escribir esto algunos decían que sí. Igual es que no la he entendido bien, pero tampoco me lo parece a mí.

      Eliminar
  2. He visto solo el primero y no he podido formarme una opinión. Basculo entre genial y una mierda dependiendo del momento pero de lo que no tengo duda es de que tiene suficiente potencial para que vea más episodios. Seguiré y entonces me leeré tu entrada.

    Saludos fremen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una vez superado el desconcierto inicial viendo un par de capítulos más se sabe si te gusta o si te parece una paja mental.

      Eliminar
  3. Recientemente he visto el primer capítulo yo también. Si bien es cierto que me ha entretenido, partiendo de la base de que parodia un género que se me suele hacer cuesta arriba, si dices que no hace un decostrucción real, como pudiese ser Watchmen, probablemente no siga viéndola.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un anime entretenido de ver para pasar el rato, el humor es llevadero para echarse unas risas y se distancia un poco del género que parodia. Otra cosa es la pretenciosidad de los fanáticos, pero a eso ni caso.

      Eliminar
  4. Buena crítica. Me recuerda a ciertos fans que dicen que Bayonetta es una deconstrucción de su propio cliché cuando lo que menos es Bayonetta es una deconstrucción jaja

    ResponderEliminar